«El Marro», el mayor generador de violencia en Guanajuato recibe sentencia este viernes por delitos comunes.

Guanajuato, Gto. 13 enero 2022. (Al Instante).- José Antonio Yépez, alias “El Marro”, fue el mayor generador de violencia en Guanajuato durante los últimos años de la década pasada.

Acumuló una gran cantidad de riqueza, producto del robo de combustible en ductos de Petróleos Mexicanos, en el sur de la entidad.

Su historial delictivo se remonta al año 2008 cuando fue detenido por robo de transporte de carga.

Al cabo de unos meses fue liberado al pagar una fianza.

En 2014 migró al robo de combustible gracias a las alianzas que tejió con alcaldes y autoridades estatales.

Pronto fue reclutado por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, hasta llegar a ser jefe de plaza del Cartel Jalisco Nueva Generación.

Por diferencias, rompieron su alianza y en 2017 “El Marro” se hizo mediático al aparecer en un video anunciando la creación del Cartel de Santa Rosa de Lima y declarando la guerra al Cartel liderado por “El Mencho”.

Desde entonces se desató la peor violencia registrada en la historia de la entidad por la disputa de territorios.

2019 fue el año más violento en Guanajuato al llegar a 3 mil 540 homicidios.

Con la llegada del nuevo gobierno comenzó la cacería.

El 31 de enero del 2019 la Marina ingreso a los territorios controlados por el Marro en el municipio de Villagrán y en respuesta, pobladores de las comunidades de Santa Rosa de Lima y Torrecillas incendiaron vehículos y colocaron barricadas en carreteras estatales y federales.

El operativo resultó fallido pues no se logró la captura del líder criminal.

El 4 de marzo de ese mismo año, con un operativo mejor diseñado y con el apoyo de autoridades estatales se ingresó por segunda ocasión a la comunidad, pero la respuesta de la población fue la misma.

“A ver, nosotros entramos para restituir el orden, evidentemente, la segunda parte importante es la captura de los grupos criminales”, dijo el gobernador de Guanajuato, el 6 de marzo del 2019.

A partir de entonces, su captura se volvió una obsesión de las autoridades federales y estatales quienes comenzaron a debilitar la estructura de su organización delictiva.

Con el control de los ductos de PEMEX y el congelamiento de cuentas, el Cartel de Santa Rosa de Lima exploró nuevas actividades ilícitas, como el secuestro y la extorsión.

A mediados del 2020 “El Marro” se encontraba acorralado y con poco margen de maniobra.

Su captura era inminente.

“Es cuestión de tiempo, es cuestión de continuar con los trabajos de inteligencia, investigación como se han venido haciendo para detener al líder de las organizaciones”, refirió Sophia Huett, comisionada de Seguridad de Guanajuato, el 23 de mayo del 2020.

Fue la madrugada del 2 de agosto de ese mismo año, cuando fuerzas federales y estatales llegaron hasta una finca ubicada a pie de carretera en la comunidad de Franco Tavera, en el municipio de Juventino Rosas, donde pernoctaba en compañía de 5 de sus hombres.

En el lugar, mantenían secuestrada a una empresaria de la ciudad de Celaya.

En esa casa de seguridad, finalmente fue detenido.

“José Antonio Yépez Ortiz. ¿Cuántos años tienes? -40 cumplí. -¿Cuándo naciste? -23 de julio del 80. -¿Cómo se llama tu mamá? –María Eva Ortiz Reyes. -¿Tu papá? –Rodolfo Yépez Godoy. -¿Cómo te dicen a ti? –Marro”, fueron las palabras de “El Marro” al momento de su factura.

Desde entonces, “El Marro” enfrenta los cargos de robo de combustible y delincuencia organizada, en el fuero federal y secuestro y homicidio en grado de tentativa en el plano estatal.

Este viernes, “El Marro” recibirá sentencia por un juez en Valle de Santiago, Guanajuato, por los delitos del fuero común que se le imputan.

Compartir: