Autoridades de Silao exoneran a policías agresores del periodista Carlos García Balandrán.

El corresponsal recibió un golpe en el rostro. (Foto especial).

Silao, Gto. 16 agosto 2019. (Luis Negrete-Al Instante). A base de testimonios y sin que haya mediado una investigación profunda, autoridades municipales de Silao, resolvieron que policías señalados de haber agredido al reportero, corresponsal de La Jornada en Guanajuato, Carlos García Balandrán, no cometieron ningún abuso.

Los hechos ocurrieron el pasado 20 de julio cuando el periodista salió del Parque Bicentenario, luego de haber acudido, como espectador, al concierto de Molotov.

Al salir, fueron abordados por un grupo de policías, ya que el vehículo en el que viajaban no tenía en buen estado los limpiaparabrisas y en ese momento estaba lloviendo.

Al notarlos sospechosos les pidieron que se identificaran y en tono amenazante los empezaron a cuestionar.

Uno de los uniformados encaró a Carlos García y lo retó a golpes, al tiempo en que otro uniformado le pegó en la espalda, situación que lo hizo caer y ya en el suelo lo patearon en la cara.

Luego de presentar las denuncias correspondientes, la dirección de Control Interno de la Policía de Silao, citó a comparecer a los policías involucrados y tras haber tomado sus testimonios, resolvieron que no agredieron al comunicador.

El Secretario Ayuntamiento de Silao, Alejandro Peña Gallo, informó que el mismo día que se presentó la agresión al ciudadano en mención, el alcalde Toño Trejo giró instrucciones para que se investigara a los elementos que participaron en dicho operativo.

Explicó que el afectado presentó a la Contraloría Municipal su denuncia, misma que fue turnada a Asuntos Internos de la Dirección de Seguridad Pública en donde realizaron las comparecencias de los elementos pertenecientes a la corporación de Silao, “y se pudo constatar que los mismos no cometieron abuso de autoridad”.

Ante ello, Carlos García se mostró extrañado y aseguró que “queda en entredicho el profesionalismo de asuntos internos, al limitar una investigación a tomar la declaración de los policías señalados de abuso de autoridad y lesiones”.

Refirió que nunca lo citaron para ratificar la queja y menos llevar a los testigos.

“Cómo pueden decir que investigaron, si ni siquiera tomaron la declaración de los policías de las otras corporaciones”, reiteró.

“Confío en la investigación de Derechos Humanos y de la fiscalía, para que se me haga justicia y se castigue a los malos elementos”, enfatizó.

“Con esta postura queda de manifiesto que el alcalde protege a los malos elementos de la policía, genera impunidad y la desconfianza de la población hacia su gobierno”, finalizó García Balandrán.